Cocina a la piedra | Las mejores piedras para asar carne

Con las piedras para asar carne podemos tener la exclusividad de comer carne como en los mejores restaurantes pero en casa. Asando la carne encima de una piedra, se consiguen los sabores más puros y los aromas más potentes que desprende.

Comer un buen chuletón de buey se convierte en una experiencia increíble para el paladar.

Pero además de carne, las piedras para asar sirven también para hacer verduras, como pimientos, tomates o champiñones, o pescado, como el salmón.

n

La mejor forma para asar carne

Hacer la carne a la piedra es de las mejores formas que hay para cocinarla, al no utilizar aceite, conseguimos que sea una forma mucho más sana, ya que nos evitamos las calorías del aceite caliente, y nos comemos la carne lo más pura posible, si ningún añadido para hacerla nada más que la sal o el sazonador que queramos incluir.

Además, podremos terminar de hacer la carne en la mesa, para comérnosla sin que se enfríe, así como seguir pasándola para obtener el punto que más nos gusta.

Es una forma muy bonita también para compartirlo con amigos, ya que podemos hacer un trozo grande cortado, e ir consumiéndola entre todos, disfrutando de cada bocado.

Las más vendidas

n

n

n

n

n

n

n

n

n

n

Tipos de piedra para asar carne

Existen principalmente cuatro tipos de piedra para asar. Eatán las que vienen con asas, las que vienen con ellos, las que vienen con quemadores de gas y las que vienen con quemadores de alcohol.

Cada una tiene sus desventajas y ventajas respecto a las demás, aunque a nosotros las que más nos gustan son las que vienen con asas.

Las piedras que vienen con asas: Vienen dentro de un soporte, y para manejarlas tenemos que hacerlo sin moverla de su sitio. Tenemos que usar guantes de horno o trapos para no quemarnos, y siempre utilizando desde el asa.

Es importante utilizar un salvamanteles o algo para proteger la mesa del calor que general. El calor dura unos 20 minutos desde que coge la temperatura ideal (que suele estar entre 250ºC y 350ºC, dependiendo de si es mármol, esteatita, volcánica o sal) y se va perdiendo poco a poco.

Las piedras que vienen sin asas: Estas debemos manejarlas con una pinza especial para piedras, o con unos guantes de horno, ya que no tenemos asas para cogerla. Por lo demás, son iguales que las que tienen asa, el calor dura aproximadamente 20 minutos también después de coger su temperatura óptima. También es importante colocar un salvamanteles para no dañar la mesa donde vamos a colocar la piedra.

Las piedras con quemadores de gas: El quemador se recarga con gas, igual que si fuera un mechero. La ventaja que tienen estas respecto a las anteriores es que al tener una fuente costante de calor debajo de la piedra, el calor aguantará más de 20 minutos. Por lo demás, son bastante parecidas.

Las piedras con quemador de alcohol: mismo funcionamiento que las de gas, con un quemador a base de alcohol para mantener la piedra caliente durante más tiempo, y se puede rellenar con alcohol de quemar o gel.

Calentar la piedra para asar carne

Aunque la temperatura idónea que debe alcanzar puede variar en función de la piedra que estemos utilizando (depende si es piedra volcánica, si es mármol, o si el de sal, por ejemplo), generalmente está entre los 250ºC y los 350ºC.

Si se trata de una piedra sin quemador, estas aguantan el calor en torno a 20 minutos, por lo que debemos cocinar en ese tiempo. (En los restaurantes te suelen cambiar la piedra). Si por el contrario tenemos una con quemador, no tenemos que preocuparnos por eso.

A la hora de calentarla, podemos hacerlo en el horno, introduciéndolas al menos 40 minutos a máxima potencia para que consiga la temperatura ideal. Hay que tener cuidado a la hora de cogerlas, siempre con pinzas especiales o guantes térmicos, aunque tenga asas.

También se puede calentar directamente sobre el fuego, únicamente hay que preocuparse de que el fuego cubra toda la parte inferior a la piedra, para que pueda calentarse por completo. Si no luego es posible que no caliente igual por los bordes, y no se haga bien la carne.

Un truco que hemos descubierto, es que una vez esté caliente la piedra y lista para poner la carne, es bueno untarlo a superficie con un trozo de grasa de la propia carne. Esto se puede conseguir pidiéndola en la carnicería después de haber pedido que no corte la carne.

Antes de cocinar en la piedra por primera vez

Si te acabas de comprar una piedra, y es la primera vez que la vas a utilizar, es bueno seguir estos pequeños consejos:

1– Lávala con agua caliente sin jabón ni detergente, ya que podrías estropearla. No la laves en el lavavajillas.

2- Una vez la hayas limpiado y esté seca, úntala con aceite de oliva y deja que repose, al acabar limpia los restos que no se hayan absorbido.

Ya la tienes lista para disfrutar de la mejor forma de comer carne.

Las mejores piedras para asar carne

Estas son las piedras más interesantes que hemos encontrado, además de algunos accesorios indispensables para poder utilizar las piedras para asar de la mejor forma posible.

Vamos a ello:

1- Piedra pasar asar Artesa

  • La piedra mide 39 x 21 x 1,5 cm
  • Totalmente montada: 41,5 x 22 x 15 cm
  • Funciona con combustible en gel (disponible en todas las buenas ferreterías)
  • Incluye instrucciones completas de uso y cuidado
  • Se puede (y debe) lavar a mano
  • Todas las otras partes se limpian con un trapo húmedo

2- Piedra para asar Quid Arbon

  • La Piedra mide 33x15x1,8 cm
  • Material Granito con soporte acero inoxidable.
  • Dos quemadores Especial para elaborar carne a la piedra
  • Piedra apta para horno
  • Todas las otras partes se limpian con un trapo húmedo

3- Piedra para asar eléctrica Princess 162720

  • Superficie para cocinar grande de 43×30 cm
  • Material, granito y plástico
  • 8 quemadores
  • Eléctrica
  • Se limpia a mano

4- Piedra para asar SEVERIN RG 2372

  • Tamaño de la superficie de la parrilla: 46 x 23 cm
  • Material granito, plástico y acero inoxidable
  • Se debe limpiar a mano
  • 8 quemadores

5- Piedra para asar suelta

6- Accesorios

Esto es todo acerca de las piedras para asar que te hemos ofrecido hoy. Espero que te hayas gustado y hayas aprendido algo acerca de esta maravillosa forma de cocinar.

Ahora solo queda una cosa para que puedas disfrutarlo tú.

¡Que encuentres la que más te guste!